Crema de Cabrales - Sella Gourmet

4,27 €

Crema de queso elaborada con el afamado Queso Cabrales con Denominación de Origen Protegida. Una crema  muy sabrosa de sabor más suave que el queso, que combina bien con cualquier carne, algunos pescados, patatas...

Ingredientes: Queso Cabrales 99%, nata y conservador E-202.

Queso asturiano de olor fuerte y sabor potente, semiduro, mantecoso y de intenso regusto en el paladar. Después de ingerido el queso debe de permanecer en nuestro recuerdo el sabor pronunciado e intenso que hemos percibido y este recuerdo debe de persistir durante un tiempo, por tanto la sensación debe de ser pronunciada, intensa y persistente.

Tarro de cristal de 200 gramos.

Cantidad

  • 100% Pago Seguro 100% Pago Seguro
  • Política de devoluciones Política de devoluciones
Valores nutricionales por 100 g
Valor energético 1814kj/ 438kcal
Grasas  38g
De las cuales saturadas 25.86g
Hidratos de Carbono 0.9g
De los cuales azúcares 0,1 g
Proteínas 23.1 g
Sal 1,7 g

Ingredientes:

Queso cabrales (99%), nata y conservador E-202.

Marca

SELLA GOURMET

Alérgenos:

Contiene mantequilla, nata y proteína láctea.

Datos del producto

Nombre del operador de la empresa alimentaria: Sella Gourmet
Denominación del alimento: Crema de queso Cabrales a la Sidra.

La zona de elaboración del queso Cabrales abarca el Concejo de Cabrales y tres pueblos limítrofes del Concejo de Peñamellera Alta.

El Queso de Cabrales es un queso natural, elaborado artesanalmente por los propios ganaderos, con leche cruda de vaca o con mezcla de dos o tres clases de leche: vaca, oveja y cabra. La leche utilizada en su elaboración procede exclusivamente de ganaderías establecidas en la zona de producción y controladas por el Consejo Regulador. Se utiliza la leche de los dos ordeños del día, el de por la mañana y el de por la noche.

Una vez elaborado el queso, pasa a cuevas naturales en la montaña para su maduración entre dos y cinco meses, durante los cuales el artesano cambia la posición de las piezas con objeto de que se sazonen cada una de las caras. Dichas cuevas se encuentran en el corazón de los Picos de Europa, allí dentro hace una temperatura fresca y alta humedad. Estas condiciones, favorecen el desarrollo de mohos del tipo penicillium en el queso durante la maduración, lo que le aporta las zonas y vetas de color azul-verdoso. Su sabor es levemente picante, más acusado cuando está elaborado con leche de cabra y oveja pura o en mezcla.

El queso apenas presenta corteza, ya que tiene una superficie de forma untuosa y blanda similar a la del interior, la masa es cremosa, con un fortísimo olor y es adecuado para untar o también para elaborar recetas de alta cocina, que emplean salsas de este queso como un potente y exquisito complemento en carnes y verduras.

Puede también interesarle: