Botella Sidra Cortina

1,80 €

Botella de sidra Cortina.

La sidra natural Cortina procede de una cuidada selección de las mejores variedades de manzanas sidreras del Principado de Asturias, recogidas y seleccionadas a mano.

Sidra natural que hace honor al llagar donde se elabora siguiendo los métodos más tradicionales.

De las manzanas se obtiene el mosto que se lleva a la bodega para ser conducido a la fermentación mediante el control independiente de la temperatura. El proceso de elaboración de la sidra continúa con el reposo y la maduración de la misma en toneles de castaño.

La sidra Cortina es una sidra fresca, con aroma afrutado y suave al paladar. Tiene un color pajizo característico y un marcado estilo propio.

Servir fría.

Este producto contiene un 6% alcohol. Desde la tienda Origen recomendamos un consumo responsable.

Viene embotellada en botella de cristal de 75 cl.

Recordamos que la compra de este producto no esta incluida en la promoción de "envío gratis por pedidos superiores a 80€". Disculpe las molestias.

Cantidad

  • 100% Pago Seguro 100% Pago Seguro
  • Envío gratis - Por 80€ de compra Envío gratis - Por 80€ de compra
  • Política de devoluciones Política de devoluciones

La sidra es una bebida alcohólica de baja graduación fabricada con el jugo fermentado de la manzana. Una bebida refrescante muy demandada en verano y otoño.  Hay que destacar que es una bebida sana y natural.

La elaboración de esta bebida tan Asturiana comienza con la recolección de la manzana en los meses de otoño. Escogidas las manzanas y una vez lavadas y prensadas (lo que en Asturias se denomina "Mayar"), va saliendo el jugo de la manzana, una sidra dulce sin alcohol que gusta a niños y mayores. Con la fermentación adecuada durante varios meses, se consigue que vayan apareciendo las primeras sidras del año sobre marzo o abril.

La sidra con Denominación De Origen se consigue al elaborarse exclusivamente con unas concretas variedades de manzanas. A parte, es una sidra que lleva mucho más tiempo de fermentación, unos 14 meses, y en este proceso permanece almacenada en unos depósitos que son precintados por el consejo regulador.

Para beber bien una sidra asturiana y disfrutar de todo su sabor hay que escanciarla, proceso que consiste en echar la bebida desde una altura considerable para que rompa en el canto del vaso y despierte el gas carbónico, dándole así un sabor inolvidable.

Puede también interesarle: